Comadrejal es un fraude.
Esto no tiene nada de especial porque, en muchos sentidos, todos somos unos impostores.
Es una página web cuyos protagonistas son incómodos.
Algunos llevan máscaras con cicatrices que recuerdan rostros de inmigrantes y otras figuras de contornos similares.
Otros tienen gestos inspirados en la mirada de animales que sufren maltrato o el desastre medioambiental.
Hay un grupo que se ponen la careta con rasgos de personajes con libros, personajes que nos secuestran y nos hacen desvariar.

 

Puedo matar, robar, violar… De hecho lo hago cada día, pero hasta en eso cualquier animal y vegetal es mejor y más armonioso.